8/7/10

Saltar













Fotografía de Víctor Carrillo

El mundo puede cambiar en apenas 7 minutos, segundos.
Podríamos estar entonces en la playa, en el sofá, el baño,
en un concierto, al teléfono, en la ducha.
Podríamos incluso no darnos cuenta.
Nosostros podemos cambiar en apenas 7 minutos, segundos.
Es irremediable.
Hasta en verano el tiempo pasa demasiado rápido.
Y podríamos saltar, saltar, saltar,
y mandar a la mierda todo, fugarnos
a la playa, tirarnos en el sofá, encerrarnos
en el baño, cantar a voz en grito en un concierto,
pasarnos horas, meses al teléfono, en silencio,
o ahogarnos en la ducha.
Podríamos saltar tan fuerte que
hasta se nos cayeran las pestañas.
Saltar hasta que nos olvidemos de todo,
de toda esta mierda.

***


De fondo: Kindergarten, Deneuve
"...que esto sea un desastre no te debería preocupar, ya pensé bastante..."

3 comentarios:

Brian Edward Hyde dijo...

Podría ser peor.
Podríamos cambiar cada segundo (y podemos).
Pero en el fondo,
ya sabes, en el fondo...

Enrique dijo...

Saltar siempre es un buen ansiolítico. También escribir cosas como ésta.
Un beso, te echo de menos.

Distópica-451 dijo...

Correr, correr
beber hasta perder el sentido
distraernos de las preguntas inevitables
a dónde coño voy mientras corro
huyendo de mis circunstancias


un placer pasar por aquí