7/8/10

Llamadas entrantes













Fotografía de Víctor Carrillo

Cuando lo vi, no lo quise.
No quise los restos de lo que quedaba.
Porque sabía todo lo que podíamos llegar a ser, lo que pudimos,
y no quería conformarme con menos.
Por eso te colgué. Y volví a llamarte.

Si la vida es cuestión de horas,
no cojas el teléfono.

3 comentarios:

Distópica-451 dijo...

Me ha dolido tu poesía
esta vez)
Porque me ha recordado a lo que me ha pasado alguna vez
algunas veces
cambian las pupilas pero el sentimiento es el mismo

Saludos

María Mercromina dijo...

Discurren los tonos ,
aumenta mi taquicardia.

Un beso

Anónimo dijo...

Después de leer el poema que me mandaste y, por fin, echarle un gran vistazo a tu página web, sólo te puedo decir una cosa: eres una genia.

Fdo: tu profesor de cine, ya sabes, el Coronel Blimp.