7/11/10

Maletas


Fotografía de Víctor Carrillo

Me marcho sin despedirme.
Llevo conmigo todas las medicinas que hacen falta para mantenerme viva
en los trayectos en metro.
También algo de las que nos hacen morir (de frío) un poco.

Me marcho continuamente de casa con billetes de vuelta abierta.
He adquirido una capacidad (innata) para hacer las maletas en apenas 10 min.
Ésta me llevó menos (menos aún).
Nunca pensé que el amor cupiera en una maleta, en una maleta gastada.
Que abrigue.

2 comentarios:

Maria dijo...

abrígate y come fruta, como diría una madre.

María Mercromina dijo...

el amor... tan maleable siempre...
Un abrazo.
Me gustó verte el viernes.