9/12/10

Pequeñas (H)istorias

 Fotografía de Víctor Carrillo



Hagámosle un favor a la Historia.
Contemos lo nuestro desde el principio.
Hablemos de las sábanas, del café y la cerveza.
De tu camisa de cuadros.
De mis cigarrillos.
Luego dejemos que suene Leonard Cohen.
Y volvámonos locos, cariño.
Entonces sobrarán todos los poemas.

5 comentarios:

Daniel Perea Serrano dijo...

gracias por recordarme a cohen, me ha hecho volver a una época realmente buena y lo tenía olvidado

María Mercromina dijo...

Este poema es genial!
me encanta querida duendecilla!:)
Veo que volviste a la gran Ciudad.
te mando un abraaaaazo

RocíoGR dijo...

Tú nunca puedes parar de volvernos locos a los demás y hacer favores a la Historia. Siempre sobran los poemas. Ya sobran, pequeña. Tú eres suficiente


grande, como siempre
=)

Horacio Holiveira dijo...

Con H, siempre con H.

Salva Tamayo dijo...

Es un poema fantástico, para ser perfecto sólo faltaría un colchón en el suelo. Aunque seguro que lo había.