13/3/12

El diluvio

 
Fotografía de Víctor Carrillo



"Y después, como después de un diluvio, flotaban un armario, una persona, una ventana suelta, tres maletas. Y eso me parecía el infierno, esa destrucción de estratos y estratos arqueológicos humanos.
(...) Sin un grito, miré la cucaracha".

Clarice Lispector. La pasión según G.H. 


[Cuando me quedo sin color, recurro a las palabras de otros. El horror se vuelve entonces transparente. La cama ya no es tan rosa; el miedo no es tan miedo. Pero la casa continúa temblando y mis cosas casi no flotan. Mis ojos no se atisban, porque la destrucción ha sido tal... que no tienen sentido las canas o el abandono.
El diluvio se llevó las palabras más difíciles. Yo no sé trabajar en lo intermedio.
Me quedo con mis insectos, por eso no limpio la casa, que al menos ellos no se borren.]


3 comentarios:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Cuando me quedo sin color, recurro a las palabras de otros.

:O

alalai cánfora sandra dijo...

Yo también recurro a las palabras de otros, al menos para orientarme un poco. Muy buen texto.



Un saludo y encantada.

José Juan Luque Aranda dijo...

No sé por qué, pero los dos últimos poemas me han gustado especialmente